Yo conozco tus obras

Autor: rodrigocaballero 1 Comentario

Laodicea  es una ciudad del antiguo Imperio Seléucida, establecida entre 261 a. C. y 245 a. C. por el rey Antíoco II Teos y nombrada en honor de su esposa Laodice. Estaba ubicada a unos 6 km al norte de la actual ciudad turca de Denizli. En los primeros tiempos del cristianismo, albergó una importante comunidad de creyentes. Su iglesia, cuyas ruinas aún se conservan, era una de las Siete Iglesias del Asia Menor. [i]

En el libro de Apocalipsis encontramos un mensaje destinado a cada una de estas siete iglesias del Asia Menor (en los capítulos 2 y 3). Si bien es cierto que estos mensajes iban dirigidos a estas iglesias en su tiempo, como una iglesia física y real, estas siete iglesias representan el cristianismo a través del tiempo. Recordemos que Apocalipsis es un libro profético, lleno de símbolos y trascendente al tiempo. Cuando Dios le da las primeras instrucciones a Juan, autor del Apocalipsis, le dice “Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas” (Apocalipsis 1:19). [ii] Tal como menciona el doctor en teología Doukhan J. B. (2002) en su libro “Secretos del Apocalipsis”, debemos leer el mensaje a las iglesias de forma contemporánea y desde una perspectiva profética. Son un mensaje a las iglesias venideras.

El mensaje a Laodicea es asombrosamente contingente: “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente” (Apocalipsis 3:14-15). Sabemos que en la vida del cristiano, las obras son el fruto y consecuencias de fe (Santiago 2:14-17), pero ¿a qué tipo de obras se refiere específicamente el texto? Profundizando en los siguientes versículos podemos tener una visión mucho más clara del contexto: “¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo” (Apocalipsis 3:15-17).

AutosuficienciaVivimos en una sociedad autosuficiente donde las necesidades han cambiado. Los conceptos tales como compromiso, compañerismo y servicio se transformado completamente en indiferencia, individualismo y egoísmo. Creemos que estamos de lo mejor, pero de acuerdo a nuestras propias normas y criterios, los cuales fundamentamos en un falso concepto de libertad. Tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas y creemos que nuestra vida familiar, profesional, espiritual y en general, están en perfectas condiciones. ¡Abramos los ojos! Dios nos está revelando que en realidad somos desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos. Esta es  una llamada de atención sin la intención despreciarnos o alejarnos del verdadero éxito. Dios dice “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:19-20). Tal como un padre corrige a su hijo, puede ser que inicialmente el hijo se sienta desatendido, pasado a llevar e incluso indeseado. Sin embargo es importante notar como de inmediato Dios nos aclara “Yo reprendo y castigo a todos los que amo.”

¿Cierto que es cómodo no hacer cambios? Sobre todo cuando creemos que estamos tan bien. Preferimos no comprometernos, mantener la rutina, seguir en un mismo rumbo. Te invito a reflexionar lo bien que están nuestras vidas. ¿Eso parece? ¡Que la comodidad no cierre nuestros ojos espirituales! Dios quiere que “obremos”, que tomemos decisiones. ¡Su promesa está esperando que actuemos para tomar el rumbo hacia la victoria!

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:21-22).

¡Qué hermosa promesa! No dudes en abrir tu corazón a Dios y pedirle ayuda para tomar decisiones importantes en tu vida y hacer cambios para ser un vencedor.

 


[i] http://es.wikipedia.org/wiki/Laodicea

[ii] Los versículos de este artículo son citados de la traducción RV1960 de la biblia.

Categorías: Artículos, Destacado

Una Respuesta so far.

  1. Ilsen dice:

    Tema muy actual, leamos bien le librito Reavívanis otra vez, excelente tema


Artículos

Un cambio de nombre,

Un cambio de nombre, un cambio de vida. Y Saulo asolaba ...

Luz para el camino

Como seres humanos, tenemos la capacidad de planificación incorporada en ...

Visión de Isaías

Isaías es un profeta bien conocido en la Biblia, comenzó ...

¿Que tanto hace Dio

Hay una historia la cual me motivo a reflexionar sobre ...

Historias

Todos tenemos al menos una historia que contar, algunas son ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib