Cuánto desánimo y sufrimiento vemos en el mundo que nos rodea, las noticias no son alentadoras, al contrario, lo único que muestran es tristeza y problemas, vemos como el mundo cada minuto que pasa se va degradando más; padres que golpean a sus hijos, estos mismos son cada vez mas irrespetuosos, matrimonios se separan, quedan hijos en el olvido, etc, los ejemplos podrían ser muchos.

Ustedes se preguntarán, como puede haber esperanza dentro de todo esto.
Les debo decir que si existe, tiene un único nombre, y es Cristo Jesús, El a través de las escrituras nos dice “Yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” San Juan 6:35.

No tendrá hambre, porque El mismo es el Pan de vida (Juan 6:48), Jesús es quien descendió del cielo para darnos esperanza a los que creen; nos dice con voz apacible y tranquila: Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida al mundo. San Juan 6:51.

Jesús mismo, aquel que creó los cielos y la tierra, descendió a este mundo, sin esperanza, pero con tanta necesidad…a rescatar a su Creación, NADA fue al azar.

Déjame contarte que existe un plan perfecto, sin errores, ni desperfectos.
Al morir Cristo en la cruz, y resucitar al tercer día, la batalla está ganada. Lo único que debemos hacer es aceptar el precioso sacrificio de nuestro salvador y Creerle a Dios, que las promesas que encontremos en la Biblia, nos sirvan de aliento para enfrentar con mas fuerzas este mundo. Cristo viene pronto a buscar a sus hijos, por lo tanto existe esperanza para nosotros. Te invitamos a buscar cada día nuestro pan de vida, y alimentarnos de El.

Y en el versículo anterior también nos decía: no tendremos sed jamás, porque con voz segura e imponente nos dice “Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en el una fuente de agua que salte para vida eterna” San Juan 4:14; “El que cree en mí, de su interior correrán ríos de agua viva” San Juan 7:38.

Dios, nos suple todas nuestras necesidades, El es pan y el agua, la fuente de vida eterna.

Cristo es quien sostiene nuestra vida, conoce nuestro corazón, las necesidades personales que tenemos, sabe perfectamente cuanto sufrimos por cualquier motivo y El está al tanto de sus hijos, no le gusta vernos derramar lágrimas y mucho menos vernos sin esperanza.
Su oído está atento a nuestro clamor. Nos escucha y por sobretodo nos ama con un amor infinito que es imposible de comprender.

Debemos aprender a reposar en el pan de vida y el agua viva, Cristo. El es el único quien podrá llenar nuestra corazón y mente con propósitos nobles. Debemos buscarle a cada instante, y rogarle que no nos separemos nunca de El.

Sabemos que somos imperfectos, y que no merecemos ni siquiera un poquito de su amor derramado, pero El nos recoge y nos dice: Yo soy el buen pastor; y conozco a mis ovejas, y las mías me conocen. San Juan 10:14. Nos creó a su imagen y semejanza, ¿como podría haberse olvidado de nosotros? Somos valiosos delante de sus ojos, conoce hasta el último de nuestros cabellos y nos lleva en sus brazos frente a cada dificultad, sólo debemos entregar nuestra vida y problemas a El.

Debemos reconocer que somos débiles, que sin nuestro Creador nada podemos hacer. Que sólo su poder y amor nos guiará cada día.

Un versículo que se ha hecho parte de mi vida, es el siguiente: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto de buena gana me gloriaré mas bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. 2 Corintios 12:9.

Entreguemos a Dios nuestros problemas, angustias y debilidades, El recogerá cada lágrima derramada, y nos abrazará firme y fuerte, no permitirá nunca que su Creación, por la cual murió, sufra y jamás la dejará desamparada.

Que nuestra oración diaria sea, Mi Dios: Guárdame como a la niña de tus ojos; Escondeme bajo la sombra de tus alas. Salmos 17:8.

Aferremonos a su amor y a su poder, queda muy poco tiempo para que Jesús regrese, y debemos prepararnos, que todo lo que hagamos sea pensando en su pronta venida y sigamos buscando primeramente el reino de Dios y su justicia, todo lo demás será añadido y otorgado a su tiempo.

Categorías: Artículos, Destacado

3 Respuestas so far.

  1. NicoLatorre dice:

    Hermosas son las palabras que nos dejó Jesús para tener esperanza. Debemos de mantenernos firmes que el tiempo ya llega.

    Gracias Sole.

  2. cyn dice:

    “Nada es comparable al Dios de Jesurún, que cabalga con majestad sobre las nubes del cielo para venir en tu ayuda” (Deuteronomio 33:26)

  3. Ilsen dice:

    Muy bueno, gracias Sole, Dios tr diga bendiciendo.


Artículos

La bondad del mundo

“El Tomate” camina por las calles trabajando esforzadamente. Mientas en ...

Oráculos

Hombres ansiosos por obtener, de su ser supremo, el conocimiento ...

Corazón limpio

Reparar nuestro corazón es fundamental, Dios lo que mas quiere ...

Andar y permanecer

A la luz de la Biblia el verdadero cristianismo es ...

Acuérdate de Dios

Te has imaginado alguna vez sin dientes, no podrías comer ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib