“Jehová es mi pastor, nada me faltará” es el primer verso del Salmo 23 escrito por el rey David. Este salmo, en su totalidad, es muy conocido por muchos cristianos, y lo más probable que la mayoría de nosotros lo sepamos de memoria. Pero, ¿alguna vez han pensado o reflexionado en lo que dice? Yo nunca lo había hecho. Hasta que en un campamento de Conquistadores[i] un amigo dijo: “Jehová es mi pastor, nada me faltara… ¿Por qué, siempre nos quejamos de cosas que no tenemos y nos gustaría tener?” El silencio fue bastante largo. Todo el club que estaba en ese campamento, pienso, que nunca le habíamos tomado el peso a lo que memorizamos algún día. Ese día, para mí, fue uno de los pocos días en mi vida que ha cambiado mi perspectiva de vida.

Si Jehová es nuestro pastor, ¿que nos podrá faltar? La respuesta es una sola, NADA. Nada nos hace falta, y para muchos esto puede resultar loco, demente y extremista. Y la verdad es que para tiempos como hoy, claro que lo es. No es necesario vivir en un país muy desarrollado para que todo niño crezca con la ambición y necesidad de tener una carrera para ganar mucha plata, tener una gran casa, un gran auto, mucha tecnología, gente a tu servicio, etc. Es el estándar que la sociedad pone en la cabeza, desde la tele a los padres. Pero este paradigma de vida, que impone la sociedad, no es aplicable a países y culturas del oriente que se preocupan mucho más de la vida espiritual, incluso, varias de esas culturas y religiones se van al otro extremo, donde no necesitas nada, ni ropa, ni comida en algunos casos.

Se le preguntó en un momento al Dalai Lama: ¿Qué le sorprende de la humanidad? A lo que él respondió: “Los hombres, porque pierden la salud para ganar dinero, después pierden el dinero para recuperar la salud, y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro, y viven como si no tuviesen que morir nunca, y mueren como si no hubieran vivido.” No encontré referencia a ésta entrevista, quizás no sea cierta, pero de todas maneras bastante buena para reflexionar.

A veces no nos damos cuenta, o no queremos aceptar, lo que Dios nos da cada día. Cada vez que despiertas tienes el regalo de respirar, para muchos, el regalo de caminar, de hablar, de ver, de razonar y pensar. Podemos tener un techo y alimento, pero aún así somos unos “pobres desdichados” (irónicamente hablando). El ser humano nunca está satisfecho, siempre necesita más (Eclesiastés 1: 1-8; Eclesiastés 8: 8-11)

Se nos olvida que el objetivo de Dios es salvarnos para vida eterna. Fue para eso que vino Jesús, Lucas 19: 10 dice: “porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”[ii]. Y como dice Hechos 4: 12: “Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. El objetivo de Dios no es que tengas una vida “color de rosa” acá en la tierra, Él quiere salvarte. Llevarte a una tierra nueva, en la cual no vas a llorar nunca mas, donde la maldad no existirá (Apocalipsis 21: 3-5; Malaquías 4: 1-2).

Dios frente a cada etapa de nuestra vida nos da paz. Esta predicho que este mundo no va a mejorar y que todo irá de mal en peor (Mateo 24). Puedes tener problemas familiares, contigo mismo, financieros, de salud, etc. Pero si crees en Jesús y sus promesas, tendrás paz, porque sabes que nada te faltará.

“Por lo tanto os digo: No os angustiéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad la aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y, sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se angustie, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿Por qué os angustiáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;  pero os digo que ni aún Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si la hierba del campo, que hoy es y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? No os angusties, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?”, porque los gentiles se angustian por todas estas cosas, pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6: 25-33



[i] Club de Conquistadores, son parecidos a los Scouts, pero pertenecientes a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Hay clubes de Conquistadores en todo el mundo. Tienen como objetivo liderar a niños y jóvenes para el evangelio compartiendo de la naturaleza y actividades varias.

[ii] Todas los versos citados son referentes a la Biblia Reina-Valera del 1995

Categorías: Artículos, Destacado

About sebalatorre

Anciano Iglesia de Vitacura. Ingeniero, Fotógrafo y Montañista

6 Respuestas so far.

  1. Anto dice:

    Es increíble como cambia la vida y la perspectiva que tienes de ella, cuando sabes que hay un Dios que te esta cuidando y protegiendo siempre :)

  2. Soleily dice:

    Me gusto mucho la reflexion, es verdad nada nos falta. Dios suple todas nuestras necesidades cada dia. Es maravilloso sentir que no hay nadie como Dios, perfecto y amoroso que esta contigo en todas!! Muaac

  3. Dios te Bendiga !!! excelente reflexión..

  4. Ilsen dice:

    Lindo tema, Seba, sé a ciencia cierta que NADA nos faltará JAMÁS

  5. Cristián Balbontín O'Ryan dice:

    Es bueno hacer un alto en nuestras vidas, y esta reflexión nos recuerda una vez más lo paciente que es el Señor con nosotros y cuanto nos ama y nos amó para haber dado a su único hijo en la cruz para salvarnos eternamente, siempre y cuando lo aceptemos como nuestro salvador personal y lo sigamos.

    Muy buena reflexión, y sólo le pido al Señor que siga iluminando a los hermanos de La Iglesia de Vitacura en estos mensajes y podamos compartirlos con otras personas que están necesitadas del Señor


Artículos

¿Por qué adoras?

¿Que te motiva a alabar a alguien?, ¿que razón te ...

Un zapato a la medid

Cuando se busca un zapato, normalmente se mira la apariencia. ...

La mayor necesidad d

"En la época colonial, la producción de sal en la ...

Cómo conocer la vol

Nuestra vida consiste en una serie de decisiones. Aunque algunas ...

Nada te hace falta

“Jehová es mi pastor, nada me faltará” es el primer ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib