Mirad cuál amor…

Autor: fernandoaliste 3 Comentarios

Todos los años a mediados del mes de febrero, nos inundan los más disímiles sentimientos de amor y apego hacia nuestras parejas y seres queridos. Es el espíritu del comúnmente llamado “Día de los Enamorados”.

Pero cuánto conocemos de este popular celebración, que comercialmente, como muchas de este tipo, es excelentemente bien capitalizada.

Son muchas las leyendas que se tejen en torno al 14 de febrero y el “Día de San Valentín”, y seguramente algo de verdad haya en cada una, partiendo por la nórdica, donde durante esta fecha las aves se aparean, por lo que se la identifica como período de amor y creación.

Otra dice relación con la pagana festividad romana, también cristianizada, de adoración al dios del amor (Eros), identificado por los romanos como Cupido, a quien se le solicitaba, mediante ofrendas y regalos, encontrar el amor o enamorado ideal.

Otra, que se acerca a lo que conocemos más al nombre de esta festividad, nos traslada a la Inglaterra de hace muchos siglos, y a la tradicional “Fiesta de los Valentinus”, donde se elegían a hombres y mujeres para que formaran parejas. Muchas de estas terminaban formando parejas, y encontraban el amor. De esta manera se veía consolidado el Día de San Valentín.

Una práctica no muy desconocida para nosotros, ya que muchos de los encuentros de jóvenes de nuestra iglesia, tienen como motivación, congregarlos en torno a actividades sanas, pero también lograr acercamiento entre jóvenes de otras congregaciones de nuestra misma denominación.

Interesante resulta compartir estos datos, tomados textualmente del sitio web www.sanvalentin.com

Otras fuentes centran el origen de la historia de San Valentín en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este periodo también se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.

Es en estas circunstancias cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos.

Valentín adquiere por proteger a los enamorados y auspiciar bodas secretas gran prestigio en toda la ciudad y es llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovecha aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote.

La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar hacer cumplir el lugarteniente, Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote,  se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.

Mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia, a base de lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. La víspera de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras “de tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida “From Your Valentine”; conocida en todo el mundo adjunta en miles de postales de San Valentín.

 

La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.

El cuerpo de San Valentín se conserva actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente. 

Si bien la fecha no es motivo para discordia, pues el sentido de la festividad es sin duda alguna un sentimiento tan significativo como el amor, resulta interesante poder conocer estos datos que nos pueden hacer culturizarnos a este respecto.

La conmemoración, que no sólo representa a los enamorados sino también a quienes los une amistad u otro lazo afectivo, es un ejemplo del que podemos encontrar enseñanza en la Sagrada Escritura.

En el libro de 1 de Samuel capítulo 20, se registra la amistad entre David y Jonatán hijo del rey Saúl. Esta amistad, que es registrada en la Biblia como la más significativa terrenalmente hablando, es una ejemplo de la fuerza del amor y la mistad.

1 Samuel 20:4

Y Jonatán dijo a David: Lo que deseare tu alma, haré por ti.   

El libro de Génesis capítulo 22, nos habla del mayor sacrificio y muestra de entrega realizada por una hombre.

El patriarca Abraham, es llamado a sacrificar a su “único hijo”, el hijo de la promesa, aquel que tanto le costó tener y que el mismo Jehová le había otorgado, ya siendo de edad avanzada.

 

El relato nos dice:

22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.
22:2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.
22:3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. 

Como sabemos, el sacrificio no llegó a concretarse, pero sin duda Abraham logró entender a cabalidad lo que era entregar a su “único hijo”.  Es esa la evidencia viva de su relación con el Creador. No por nada es calificado como “el amigo de Dios”, pues no hay un hombre que haya logrado evidenciar como él lo hizo, el sacrificio de un padre al entregar a su único hijo en sacrificio. Mirad cuál amor nos ha dado el padre, para que seamos llamados hijos de Dios…(Juan 3:1).

Ese es el sacrificio que realizó nuestro Padre Celestial al entregar a su “hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Celebremos esta fiesta, pensando en que el amor que entregamos a nuestras parejas, familias y amistades, es una más de las manifestaciones del amor, agrupadas todas dentro del único amor que engloba todos los demás, el “ágape” y sagrado amor del Dios.

Categorías: Artículos, Destacado

3 Respuestas so far.

  1. ilsen Padilla Argote dice:

    Me gustó mucho, aprendí sobre el famoso día de San Valentín.
    Cada día podría ser el día del amor, ¿no creen?, tendríamos a Dios como invitado cada mañana y la vida sería muy diferente.

  2. Soleily dice:

    Muy buen articulo, creo que nada se compara con el amor que dios nos da unico en su clase y nos dio el gran regalo, nuestra capacidad de amar a otros!

  3. Cristian dice:

    Sin nuestro Dios, No sabríamos como Amar. Por eso cada despertar que el Señor nos da es un nuevo día para que amemos a nuestro prójimo y nuestros enemigos. Gracias Señor por enseñarnos a amar. Buen articulo.


Artículos

Dios es Diseño

Todo lo que existe en el cielo y tierra ...

Iluminando al Mundo

"Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad ...

Oráculos

Hombres ansiosos por obtener, de su ser supremo, el conocimiento ...

Cómo conocer la vol

Nuestra vida consiste en una serie de decisiones. Aunque algunas ...

Mirad cuál amor…

Todos los años a mediados del mes de febrero, nos ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib