Para el mundo cristiano, esta semana es especial, se le conoce comúnmente como “Semana Santa”, pero, ¿sabes realmente el significado que tienen estos días? ¿conoces como puede cambiar tu vida? o ¿como la muerte de “alguien” puede cambiar la historia de la humanidad y como afecta el futuro del mundo en que vivimos?, ¿Conoces quien fue y es Jesus?. Son muchas preguntas que tienen una sola respuesta, pero para ello es necesario hablar y conocer del protagonista de esta semana, Jesús.

Su nombre proviene del Hebreo Yehoshúah o Joshua que significa “El Mesías, el que salva”. Se le llamó Mesías, porque proviene también de la raíz hebrea mashíaj  que significa “ungido”. Antiguamente a los reyes se los ungían con aceite cuando se los proclamaba. Por lo tanto Jesús, era el Rey ungido que venía a esta tierra a ser el Mesías , el salvador de la humanidad. ¡Cuánta información hay tan sólo en su nombre!

Si estudiamos las escrituras, en las páginas del antiguo testamento existen numerosas profecías acerca del esperado Mesías. Profecías formuladas con muchos siglos de anticipación, vamos a revisar alguna de ellas:

1. El Mesías nacería en Belén (Miqueas 5:2). San Mateo dice, de manera explícita, que Jesús nació en “Belén de Judea en tiempos del rey Herodes” (S. Mateo 2:1; ver también S. Lucas 2:4-6). San Justino, nacido en Palestina hacia el año 100 d.C., menciona, unos 50 años más tarde, que Jesús nació en una cueva cerca de Belén (Diálogo 78).

2. Nacería de una virgen y se llamaría Emanuel (Isaías 7:14). Esto se cumplió en Jesús, según San Mateo 1:22, 23 y 25. Emanuel significa “Dios con nosotros”, y la encarnación de Jesús es la prueba del deseo de Dios de morar con sus hijos.

3. Sería llevado a Egipto (Oseas 11:1). Cuando el rey Herodes, monarca de Judea, se enteró de que había nacido un niño a quien algunos identificaban como futuro “rey de los judíos”, decidió matar a todos los niños menores de 2 años que había en Belén (S. Mateo 2:14, 15). Pero los padres de Jesús alcanzaron a huir hacia Egipto, para salvar la vida del recién nacido.

4. Hablaría en parábolas (Salmo 78:2). En San Mateo 13:34 y 35 leemos que Jesús hablaba “estas cosas en parábolas. Sin emplear parábolas no les decía nada”. De hecho, en los evangelios aparecen más de 50 parábolas que Jesús pronunció.

5. Sería nuestro Pastor (Isaías 40:11). Jesús mismo asumió ese título. Él afirmó: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (S. Juan 10:11).

6. Sería traicionado por uno de sus discípulos (Salmo 41:9). Los evangelios narran que Judas, uno de sus discípulos, entregó a Jesús para ser juzgado, traicionándolo (S. Juan 18:2, 3).

7. Sería vendido por 30 piezas de plata (Zacarías 11:12). Treinta piezas de plata era el precio que se pagaba por un esclavo (Éxodo 21:32), y equivalían a 120 días de sa- lario de un trabajador. En San Mateo 26:14 y 15 se afirma que Judas recibió 30 piezas de plata a cambio de traicionar a Jesús.

8. Serían horadados sus manos y sus pies en la crucifixión (Salmo 22:16). Según el historiador Flavio Josefo, la crucifixión era una práctica común en Palestina. Esta era una de las peores formas de tortura y uno de los métodos de ejecución más cruel que jamás se hubiera inventado. Con respecto a las heridas que dejaron los clavos en sus extremidades, Jesús afirmó: “Miren mis manos y mis pies. ¡Soy yo mismo! Tóquenme y vean…” (S. Lucas 24:39).

9. Se burlarían del Mesías (Salmo 22:7, 8). Los evangelios nos cuentan que los judíos “blasfemaban contra él”, “se burlaban de él”, y los que estaban crucificados con él “lo insultaban” (S. Marcos 15:29-32).

10. El Mesías sufriría para consumar nuestra salvación (Isaías 53:4-9). Sería azotado, herido, abatido, menospreciado; llevado como oveja al matadero, sin abrir su boca. Se cumplió dramáticamente cuando Cristo ofrendó su vida, según la narración detallada en los evangelios. (1)

 

¿Te das cuenta? a través de toda la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, nos habla de esta persona, Jesús!. Desde su nacimiento, hasta su muerte estaba anunciado! ¿Porque?

Porque Dios quería que nosotros tuviéramos conocimiento, de que por medio de la muerte de Jesus en la Cruz, que es lo que esta semana conmemora, todo hombre sobre la tierra reconociera, que no fue cualquier persona la que murió; sino que Dios en su inmensa misericordia y amor por nosotros envió a su propio hijo a morir por esta humanidad que estaba pérdida y corrompida por el pecado, tal como lo expresa el siguiente versículo:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (S.Juan 3:16 RVR60).

Dios, el mismo que te creó con sus manos, y conoce cada detalle de ti, envió a su único hijo, Jesús a morir, para que tu te puedas salvar y puedas conocer no solo esta vida de dolor y sufrimiento (que por supuesto no era el plan original de Dios para el hombre), sino que Dios desea que tengas vida eterna, que puedas disfrutar de una paz y tranquilidad que sólo en los brazos de Jesús vas a poder experimentar.

Por lo tanto, para nosotros como Cristianos, Jesús, es un nombre que trae esperanza y felicidad!!

Gracias a El y a su sacrificio en la Cruz, somos dignos de ser recibidos en su presencia!

Y aún mejor, es saber que no sólo creemos en un Jesús muerto; que su misión sólo terminó en la Cruz, sino que lo mas importante es saber que a el tercer día posterior a su muerte, El resucitó!!! Venció la muerte!! (Marcos 16:6) y ahora está con el Padre, intercediendo por nosotros, esperando el momento exacto para volver a buscar a todos los que han creído en El, a cada uno que con humildad en su corazón lo ha reconocido como Dios, lo anhela y lo busca día a día.

Te invito en esta semana especial a reflexionar sobre el nombre de Jesús, deseo que puedas reconocerlo como el Mesías, como aquel que vino a salvar a la humanidad, y te aseguro que va a ser el único nombre en esta tierra que te va traer Paz, gozo y felicidad a tu corazón.

Te vas a dar cuenta que  cuando lo empieces a conocer vas a querer saber y descubrir más y más sobre El, y tal cual como lo mencionó el discípulo Juan acerca de las obras del maestro: “Jesús hizo también muchas otras cosas, tantas que, si se escribiera cada una de ellas, pienso que los libros escritos no cabrían en el mundo entero” (San Juan 21:25).

Así, como Juan, cuando Jesús se haga parte de tu vida y te atrevas a conocerlo, todo lo que Jesús realice en ti, no cabrá en ningún libro que puedas escribir, serán tantas las maravillas, que te sorprenderás. No fue cualquier hombre el que murió por ti!  Sólo Jesús podía hacerlo!

 

 

(1) Extraído del Libro “Todavía Existe Esperanza” – Enrique Chaij; Capitulo 2 “La esperanza de los siglos”.

Categorías: Sin categoría

Una Respuesta so far.

  1. Ilsen dice:

    Maravilloso!!!!, si tan solo pudieran leerlo todos…..estoy segura que el Espíritu Santo obraría en sus corazones para …..amar!!! Aquién nos amó mucho antes que existieramos y nos comprara con su vida.
    Hermosa reflexión, gracias Sole


Artículos

Acuérdate de Dios

Te has imaginado alguna vez sin dientes, no podrías comer ...

Cómo conocer la vol

Nuestra vida consiste en una serie de decisiones. Aunque algunas ...

Dios es Diseño

Todo lo que existe en el cielo y tierra ...

Andar y permanecer

A la luz de la Biblia el verdadero cristianismo es ...

Amar, cargar y segui

Jesús dijo: “Si alguno viene en pos de mí y ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib