¿Cuánto vales?

Autor: rodrigocaballero 2 Comentarios

Muchas veces cuando enfrentamos problemas personales nos olvidamos de cuán importante somos para Dios. Cuan nos subestimamos buscamos concejo y orientación en amigos o buscamos algún libro de autoayuda. Sin embargo, la biblia es el libro por excelencia para ayudarnos con ese tipo de problemas. Veamos un poco la manera como Dios nos mira y aprendamos a mirarnos nosotros mismos de la misma manera.

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2: 9)

“Linaje escogido”. Unos 1600 años antes de que Pedro escribiera estas palabras, Dios había hecho un pacto con Abraham, en el cual le aseguraba que sus descendientes serían bendecidos y apartados para ser el linaje especial de Dios (Génesis 12: 1-3). En el día de hoy, la iglesia de Jesucristo es también parte de ese linaje (o descendencia) de Dios (Juan 1:12-13). Todos los seres humanos somos invitados a ser parte de este linaje, independientemente de nuestra raza, sexo o nacionalidad; formas parte del linaje de Dios.

“Real sacerdocio”. Quizá esta expresión no tenga mucho significado si no comprendemos el rol del sacerdote para el pueblo judío. El sacerdote debía cuidar la relación espiritual del pueblo. Los símbolos y ceremonias guiadas por los sacerdotes representaban la reconciliación, mediación y santificación del ser humano para con Dios. Pero ahora, los creyentes en Jesucristo somos, por la gracia de Dios, reyes y sacerdotes. “Cristo nos permite gobernar como reyes, y nos ha puesto como sacerdotes al servicio de Dios su Padre” (Apocalipsis 1:6). Reyes para tener autoridad y dominio espiritual, y sacerdotes para ofrecer el sacrificio de nuestra vida, en alabanza y servicio a nuestro Dios.

“Nación santa”. De acuerdo a la biblia, “santo” significa apartado para un propósito especial. Hemos sido apartados para la vida eterna con la misión predicar el evangelio y vivir una vida como la de Cristo.

“Pueblo adquirido por Dios”.  Somos un pueblo comprado con la sangre preciosa de Jesucristo.  Somos su especial tesoro, y como tal gozamos de sus bendiciones. Pero estos títulos no nos los hemos ganado porque los merezcamos, sino simplemente por haber puesto nuestra fe en Cristo.

Si hemos pasado por problemas y olvidamos recordar lo valioso que somos a los ojos de Dios, la biblia nos dice que somos importantes y valiosos. ¡Comparte a Cristo con otros, para que ellos también puedan llegar a decir, “soy del linaje escogido de Dios”!

Categorías: Artículos, Destacado

2 Respuestas so far.

  1. Soleily dice:

    Es increible como Dios nos guarda y nos protege de tantas cosas!!
    Somos apartados para El y para su obra!
    me encanta darme cuenta minuto a minuto que soy especial para Dios! Y que me ama infinitamente, fui comprada por su sangre!
    El tiene sus planes para nuestra vida, solo debemos someternos a su voluntad.

    Abrazooos!!!

  2. Cynthia dice:

    El amor de Dios no tiene punto de comparación. Creo que la eternidad no bastará para llegar a dimensionar semejante expresión de amor. Me acuerdo de la actitud que Dios toma cada vez que caemos. Cuando Eva y Adán pecaron y se escondieron, Jesús les busca y le pregunta: “Adán, dónde estás?” Definitivamente Dios sabía dónde estaban y todo cuanto habían hecho, pero necesitaba que sus hijitos se dieran cuenta, que a pesar de todo, El aún deseaba estar con ellos, aún quería verlos, abrazarlos, conversar, enseñarles. Cuando alguien nos daña, lo más lógico es queramos alejarnos para poder sanar o para olvidarnos, pero Dios es tan tan diferente, que cuando más herimos su corazón más desea estar cerca de nosotros porque entiende que quienes más sufren lejos de su presencia somos nosotros.
    Hay un versículo que estremece mi corazón, y está en Isaías 43:4 y dice como sigue: “Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida”.
    Será posible que seamos así de valiosos a los ojos de Jesús? Tanto valgo que está dispuesto a dar hombres por mi y naciones por mi vida? Mis ojos se humedecen de solo pensarlo. Si mi vida costó cada gota de sangre de la vida de Cristo, no dudo que realmente a sus ojos debo ser incomprensiblemente muy muy honorable y de una estima tal que estuvo dispuesto a cambiar su divinidad por mi débil humanidad.


Artículos

Un cambio de nombre,

Un cambio de nombre, un cambio de vida. Y Saulo asolaba ...

Como la onda del mar

El libro de Santiago es uno de mis libros favoritos, ...

¿Que tanto hace Dio

Hay una historia la cual me motivo a reflexionar sobre ...

Dios es Diseño

Todo lo que existe en el cielo y tierra ...

Jesús es Dios

Muchos cristianos, religiones y denominaciones difieren mucho sobre un personaje ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib