Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación. (Sal. 149:4).

Dos hombres entran en el templo para adorar. Aparentemente van a adorar al mismo Dios. Pero hay una gran diferencia. El centro de la adoración del primero está dentro de él mismo. En el caso del otro, el objeto de la adoración está afuera. Uno de ellos se cree digno, merecedor, trae como ofrenda su buen comportamiento, su conducta impecable, y sus obras de caridad. El segundo se siente indigno, y va al templo para reconocer que es un pobre pecador y que no merece nada.

Orgullo y humildad

El fariseo y el publicano (Luc. 18:9)

Jesús contó esta parábola (Luc. 18:9-14). El primer hombre era el fariseo, el segundo el publicano. Dios exaltó al último y rechazó al primero, y con esta parábola registró para siempre la idea central del evangelio, que es, a saber: que la salvación no es algo que tú conquistas con tus esfuerzos, sino un don que Dios te da sin merecerlo, por amor.

La teología de la salvación corre cristalina a lo largo de toda la Biblia. Los escritores bíblicos siempre enfatizaron -desde el Génesis, cuando Dios sacrificó un cordero para salvar a Adán y a Eva de la desnudez, hasta el Apocalipsis, que termina con una invitación a beber el agua de la vida gratuitamente- que la salvación es inmerecida. Tenemos acceso a ella únicamente mediante la gracia del Señor Jesucristo.

En el versículo introductorio, el salmista habla de la salvación. Afirma que la salvación es una especie de corona que adorna a los humildes. La palabra humildad, en hebreo anaw, literalmente quiere decir “los pobres y necesitados”. Aquellos que no tienen nada y solo pueden recibir algo por misericordia. Esto no tiene nada que ver con el dinero, sino con el orgullo. Existen ricos humildes y pobres orgullosos.

La salvación es el principio de la felicidad. Nadie puede ser feliz cargando la permanente sensación de estar perdido. ¿Cómo puede tener paz en esa situación? ¿Cómo puede dormir tranquilo? ¿Cómo puede amar? La vida auténtica comienza cuando lo perdido es encontrado.

Acude a Dios hoy. Pero ve con actitud humilde. Reconoce que no eres digno. Tus errores y pecados te hicieron merecedor de la muerte, pero Jesús, con su muerte, entregó la Vida. Ni tú ni yo podremos, nunca, agradecer eso: “Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación”.

Pastor Alejandro Bullón
Meditaciones Matinales
21 de abril del 2009

Categorías: Artículos, Destacado

Una Respuesta so far.

  1. Cristián Balbontín O'Ryan dice:

    LInda meditación, me acordé altiro cuando la leí aquel año, muy buena reflexión para nuestra vida. Bendiciones


Artículos

Un cambio de nombre,

Un cambio de nombre, un cambio de vida. Y Saulo asolaba ...

Pequeñas cosas con

¿Te has puesto a pensar en lo inmenso que es ...

Iluminando al Mundo

"Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad ...

Nada te hace falta

“Jehová es mi pastor, nada me faltará” es el primer ...

Dios es Diseño

Todo lo que existe en el cielo y tierra ...

Rimons twitter widget by Rimon Habib